Artes Plásticas Escultura Exposiciones

Exposición ‘DAR FORMA A LA MATERIA: EL ECLECTICISMO DE JOAQUIN ROCA REY’ en el ICPNA

 

Como parte de su programación de actividades artísticas el ICPNA Cultural presenta la exposición DAR FORMA A LA MATERIA: EL ECLECTICISMO DE JOAQUIN ROCA REY en el Espacio Germán Krüger Espantoso del ICPNA de Miraflores (Av. Angamos Oeste 160), muestra que está bajo la curaduría de Massimo Scaringella. La exposición se presentará desde el jueves 12 de enero hasta el domingo 26 de marzo. El horario de visitas es de martes a domingo de 10 a.m. a 7 p.m., previa inscripción en el enlace cultural.icpna.edu.pe/visita-espacios-exposicion

En ‘DAR FORMA A LA MATERIA: EL ECLECTICISMO DE JOAQUIN ROCA REY’ encontraremos un puente entre la cultura peruana y la europea, estos dos mundos que desde siempre Joaquín Roca Rey conjugaba para buscar el alma de la creación dentro de la materia y del espacio. Una investigación, por ello, de naturaleza simbólica y espiritual que amplía el concepto de escultura en el arte. Sus obras se refieren claramente al mundo circunstante y, aunque quieren capturar la esencia de la materia, se inspiran en el deseo de superar su pluralidad y su complejidad estructural y relacional.

La exposición nos muestra el hacer creativo del artista, que opera desde un principio partiendo del extrañamiento de la mirada, sea en sus obras pictóricas o en las incisiones en sus esculturas, donde tanto en el mármol, el bronce, el hierro o el acero, la ocupación del espacio es siempre no homogénea. Sus obras presentan a menudo una apertura, una hendidura, una cavidad en la cual el artista, a través de la materia, exalta el valor del vacío, del infinito, del misterio y de la trascendencia, y lo hace interrumpiendo y torciendo la imagen equilibrada de las formas creadas.

 

Las obras de Roca Rey son un juego ambivalente donde las esculturas son formas dinámicas que comunican en complicidad con el observador, son objetos quasi ilusionistas, hipnóticos, cuyo poder es el de reflejar, pero al mismo tiempo distorsionar. Las formas elaboradas, circunstanciadas y perfectamente determinadas, son el fruto de una meditada recomposición, en la cual el artista ha logrado manejar el conflicto entre casualidad y voluntad, entre libertad responsable y caprichoso albedrío.

Obras que parecen existir sólo en función del conocimiento de dos cualidades: la pureza y la organización. Roca Rey, en su largo camino creativo, ha buscado develar un universo en el que el vacío se llena de presencias que estaban siempre pero que ahora manifiestan sus perfiles porque el artista revela el mundo del otro lado del espejo: ha atravesado el espejo reflector, haciendo concreto un mundo inmaterial de sueños, memoria y memorias; algunas de las obras de esta muestra muestran el pasaje entre estos distintos niveles.

“En el arte de Roca Rey no hay sólo escultura, sino también un notable aporte dado por el dibujo y la gráfica, donde, en la estructura humanístico-renacentista de referencia, se oyen ecos de la pintura visionaria flamenca. Pienso que, como esquema cultural, su arte está profundamente ligada a la Europa del siglo XVI, a los padres misioneros y a las representaciones del infierno, mientras que en la relación directa con la materia se filtra una particular visión de la idea (casi platónica) que se manifiesta independientemente de aquella realidad física que en aquel momento la realiza. Aquí hay también una descendencia directa del mundo de los nativos y la veneración de los ídolos”, dijo Massimo Scaringella, curador de la exposición.

“El arte, como un sismógrafo sensible de los confines inciertos, nos interroga acerca de la naturaleza del ser humano, acerca de los sueños y deseos colectivos: es un viaje que evidencia lo que la vicisitud humana pueda tener de asombroso e imprevisible, más allá de cualquier forma o confín trazado. Podemos decir con certeza que la búsqueda artística de Joaquín Roca Rey mantiene intacta su actualidad, pese al paso del tiempo, rompiendo con el espesor naturalista inerte de la imagen tradicional, tal como esta muestra notoriamente confirma”, finaliza Massimo Scaringella.

Sobre Joaquín Roca Rey

Joaquín Roca Rey (Lima 1923 – Roma 2004), fue uno de los artistas que marcaron el desarrollo de la escultura del siglo XX en Perú. Luego de años de frecuentar la Academia de Bellas Artes de Lima (de la cual luego se convertirá en profesor), se apasionó por la escultura en el atelier del artista español Victorio Macho (Palencia 1887 – Toledo 1966), pilar estético del art deco, que en ese tiempo vivía en Lima como exiliado. Posteriormente conoció y frecuentó al escultor, ensayista y poeta español Jorge Oteiza Enbil (Orio 1908 – San Sebastián 2003), considerado uno de los renovadores de la escultura española en los principios de las vanguardias de la abstracción, tales como el cubismo, el primitivismo y el expresionismo. A mediados de los años 40 inició su camino artístico personal y una beca le permitió viajar en 1949 a Europa y realizar estudios de Historia del Arte en la Universidad de Florencia. En 1953 forma parte de la presencia peruana en la Bienal de San Pablo y es nombrado profesor en la Pontificia Universidad Católica de Lima y en la Facultad de Arquitectura de Lima. En 1963 se establece definitivamente en Italia, en Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *