Portal peruano de difusión cultural
Chapter 1
Artes Visuales Cómics Historietas Reseña de Comic / Historietas Reseñas / Críticas

Reseña: Kusuriya no Hitorigoto

Reseña: Kusuriya no Hitorigoto

Reseña de: Aldo Bejarano.

Al explorar el mundo del entretenimiento, destacan varias opciones para elegir un producto. Algunos son escogidos por su popularidad, otros por interés personal, recomendación, o incluso casualidad.

En el manga ocurre mucho de ello, siendo sorprendente cómo una pequeña isla pueda producir tanta narrativa de por medio y, sobre todo, que sus autores logren plasmar muchas obras dedicadas a recrear una época distinta de un país lejano o cercano. Por tanto, en vista de su próxima adaptación audiovisual, es oportuno hablar de un manga histórico y de misterio, poco conocido hasta hace poco, llamado Kusuriya no Hitorigoto.

También conocido como Los Diarios de la Boticaria, se trata de un manga publicado en la revista Big Gangan desde 2017, siendo esta una adaptación de las novelas ligeras homónimas escritas e ilustradas respectivamente por Natsu Hyūga y Touko Shino, publicadas desde 2014. La adaptación de dichas novelas al formato gráfico está a cargo de Itsuki Nanao y Nekokurage, ambos artistas que cuentan con una modesta fama en su país.

La historia ambientada en la antigua China va de una jovencita con muchos conocimientos de botánica y medicina llamada Maomao, quien, tras una serie de sucesos desafortunados, termina trabajando en la sección del harén de la corte imperial. Pasado un tiempo, los hijos de las dos principales consortes del emperador caen gravemente enfermos. Se rumorea de una posible maldición en la descendencia del gobernante, pero Maomao descubre la verdad y decide tomar acción al respecto.

Sin mencionar spoilers, la sinopsis citada es apenas uno de los tantos casos que atiende Maomao en toda su historia, los cuales tienen sus propias virtudes, tales como elementos comparativos para brindar cohesión al relato integral. Por ejemplo, el primer tipo de casos se enfoca en ahondar en la medicina naturalista china, así como en métodos de fabricación y otros tópicos de la época, como el papel, venenos, etcétera; el segundo explora la resolución de situaciones no del todo claras, más cercanas a la narrativa de misterio; y el tercero describe la vida más allá de las labores de la protagonista, que van desde su etapa anterior al harén o sus conexiones familiares, los cuales se justifican los guiños y flashbacks expuestos previamente. Todas estas historias tienen la particularidad de mostrar grandes párrafos en los globos textuales, debido a las largas explicaciones empleadas, pero que resultan entretenidas gracias a la adecuada colocación del texto, ilustraciones y demás situaciones de interés narrativo. Es destacable en ellas el uso de diálogos o los simples monólogos internos. Por otro lado, dichos casos se conectan con otros, algunos más turbios y peliagudos, mientras progresa la obra.

Los personajes son un gran punto a resaltar. A pesar de que la personalidad de Maomao puede caer en lo estoico y excéntrico y roza el estereotipo terriblemente difundido de la “mary sue”, pues por lo común parece tener siempre la razón y estar preparada para todo, su torpeza, brusquedad y ciertas acciones impulsivas, así como el reconocimiento de sus propias debilidades hace que sea un personaje con una gracia especial.

Otros personajes destacables serían Jinshi y Oshun. El primero es un administrador de apariencia igual de agraciada que su personalidad, con un pasado y motivaciones ocultas por razones de esencia política; el otro, un guardaespaldas serio y de buen corazón, que desea lo mejor para Jinshi. Ambos apoyan las investigaciones de Maomao, brindándole distintos puntos de vista, información y permisos, además de protegerla en ocasiones incluso de sí misma. Por su parte, sirven como elementos que brindan naturalidad en medio de la exposición de información antes mencionada. Y son dichas funciones que también cumplen en cierta medida los demás personajes de la obra, pero no por ello están exentos de tener personalidades e historias propias, muy interesantes de explorar.

Sobre el arte, el diseño de personajes posee un delineado un tanto grueso y algunos rasgos típicos del “moe”, que van desde los ojitos grandes y tiernos, corporalidades algo exageradas y expresiones caricaturescas para los gags. Sin embargo, junto al vestuario, poseen un nivel de detalle reconocible que permite apreciar los pliegues, bocetos y accesorios de ropa, el brillo de cabello y ojos, y otras cualidades en planos cercanos. Así también, objetos y animales están diseñados con gran realismo, sin alterar el estilo general. Los fondos cumplen la función de focalizar diálogos y pensamientos dados. No obstante, a pesar de ser expuestos en blanco y negro en ciertos momentos, son regulares y majestuosamente detallados, según la ocasión.

En conclusión, Kusuriya no Hitorigoto es un manga histórico que vale la pena leer. Su brillante protagonista, sus personajes secundarios fáciles de distinguir, representan una exploración única a las vivencias de la época y un excelente desarrollo de misterios que enredará a más de uno.

Todavía no existe una traducción oficial al español de esta obra, solo quedaría esperar si su adaptación animada logra obtener la suficiente popularidad para que su versión impresa sea licenciada por alguna editorial de por aquí.

 


Descubre más desde Cuenta Artes

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde Cuenta Artes

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo