Novelas Reseñas

Reseña de “Viaje entre dos orillas”, de María de los Ángeles Fornero

En su libro El héroe de las mil caras, Joseph Campbell estudia el viaje espiritual de todo héroe o protagonista de antiguas historias representativas de muchas culturas. Desde Buda a Jesucristo, los Incas y las leyendas del Bhagavad Gītā, el viaje es una especie de seriación de períodos que el personaje central debe superar, en busca de la iluminación o de una verdad que le brinde el acceso al siguiente puerto vital.

Viaje entre dos orillas, novela de la escritora argentina María de los Ángeles Fornero, reeditada en Perú por Mesa Redonda, narra el viaje de una mujer a diversas regiones peruanas, cuyo fin no solo responde a un desplazamiento geográfico turístico, sino que durante su recorrido enlaza experiencias culturales propias de su país y el nuestro, a la par de un intento de liberación interna, poco revelado a los personajes en su camino y transmitido en formar de memorias acerca de la relación con su padre.

El viaje empieza por Lima, y desde la partida asistimos a uno de los temas centrales de la novela: la relación hombre-mujer. La protagonista toma un taxi que la lleva desde el aeropuerto hasta su primera estancia y se pregunta qué tanto podrá confiar en el conductor, pues es él quien lleva el mando del vehículo y conoce las calles. Se introduce también aquí, en paralelo, la imagen del padre durante la niñez de la narradora, en un tipo de analogía de hombres que en un primer momento cuidaron de ella, la guiaron, y tanto padre e hija imbuidos en una suerte de naufragio a tierras ajenas.

El recorrido continúa y cierra el primer capítulo (perteneciente a Lima), con la descripción de la estatua de Cristóbal Colón en la zona centro, a cuyos pies aparece una mujer-américa-india evangelizada. Este no es un hecho menor, sino que constituye el inicio del subtexto de la novela: las mujeres que fueron oprimidas por la conquista, y las mujeres que, sin mucha presencia y reconocimiento histórico y mediático, asistieron con su energía y liderazgo al proceso de independencia. Más adelante, mientras se continúa la línea de viaje por el sur, vemos aparecer nombres tan importantes como el de Rosa Campuzano, María Parado de Bellido, entre otras, introducidos en situaciones estratégicas que se empatan con las memorias de la mujer protagonista.

Durante la ruta a cada pueblo se menciona la cultura histórica local, sin caer en la mera información, sino relacionando con acierto el registro propio de la narradora, así como las propias vivencias de los lugareños. El destino, no menos simbólico, será el ascenso hasta la ciudadela de Machu Picchu, lugar donde finalmente la protagonista accederá al estado espiritual deseado a través de un acto muy personal.

Se destaca el uso de un lenguaje correcto, de frases sobrias y poéticas cuando lo requiere, sin caer en el melodrama por el tratamiento sentimental de la protagonista y su padre. Existen, sin embargo, algunas erratas en la presente edición:
“Arnoldo Márquez”, por nombrar al jirón Arnaldo Márquez, de Jesús María; y otra, no tan leve, cuando se hace referencia al penal El Frontón (pg. 23), y señala “escenario de fusilamientos de Fujimori en 1986”, en confusión con el primer gobierno de Alan García. Por supuesto, estas erratas dependían del cuidado de edición.

En resumen, un libro ágil a la vez que íntimo, donde el ciclo de viaje fusiona y rescata la interculturalidad y la presencia y fuerza histórica de las mujeres en una américa latina todavía en camino  hacia la unificación.

Ficha técnica:

“Viaje entre dos orillas”, de María de los Ángeles Fornero

Editorial: Mesa Redonda

Año 2022

207 páginas

Tapa rústica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *