Portal peruano de difusión cultural
Música Opinión Reseñas / Críticas

Inocencia y rebeldía atemporal: a 60 años de Please Please Me, el primer disco de The Beatles

Por Sergio Herrera Deza

Esta semana se cumplieron sesenta años del lanzamiento de Please, Please Me, el disco debut de los Beatles. Y quizás el paso del tiempo pueda reducirse a una simple cifra, pues el álbum no ha perdido su frescura inicial. La emoción que transmite la primera placa del cuarteto de Liverpool es atemporal. Aquella rebeldía adolescente, el afán por crear una identidad propia, libre de esquemas previos, sigue vigente.

El disco abre y finaliza con dos clásicos instantáneos: I Saw Her Standing There y Twist and Shout, canciones que reflejan la desenfadada energía de John, George, Ringo y Paul. Un sello construido en Hamburgo, perfeccionado en el Cavern Club y madurado en sus primeras giras por el Reino Unido. Riffs básicos de guitarra y letras acerca de escenas cotidianas como el flechazo en una fiesta y la invitación a bailar con aquella persona especial. Todavía quedaban lejos las imágenes pesimistas que John Lennon utilizó en años venideros.

Al hablar de Lennon, es digno destacar cómo explotó su voz al máximo en estas sesiones. Please Please Me fue grabado prácticamente en dos días de febrero de 1963 y hacia el final, John contrajo una gripe que no le impidió dotar a Twist and Shout de sus inmortales gritos. No podemos olvidar el notable cover de Anna (Go with Him) donde también desgarra su voz, esta vez ante un amor no correspondido. Incluso, las canciones pesimistas como Misery suenan agradables. Esta última emplea un animado solo de piano que muestra cómo los Beatles adornaban sus composiciones con detalles novedosos. Desde este punto de partida, ya es notable en la banda aquella ambición por experimentar y trascender. There’s a Place es otra prueba clara: habla de cómo la mente a veces se convierte en el único refugio para una persona. Un tema atípico en una canción pop de 1963.

Finalmente, mencionamos los hits Please, Please Me y Love Me Do, dos éxitos que alimentaron al fenómeno de la Beatlemanía. Ambas devotas de una armónica utilizada por el grupo como sello de sus primeros pasos, además de grandes melodías que animarían a otros músicos británicos a incursionar en el ruedo musical con sus propias canciones. A sus sesenta años, Please, Please Me se mantiene como la piedra angular de la música popular. Como obra puede haber envejecido, pero su energía persiste. Es el retrato de la juventud reclamando un lugar en una sociedad occidental, hasta entonces monopolizada por sus padres. Una conquista nunca más ignorada por las generaciones ulteriores.

Puntuación: 7,5/10

Deja un comentario