Portal peruano de difusión cultural
Correspondencia de Cesar Vallejo
Literatura Reseñas Literarias

Reseña de “Correspondencia” de César Vallejo

Por: Aarón Alva

No hace mucho fue publicada la correspondencia de Javier Heraud (Random House), el joven poeta revolucionario, cuya muerte instauró una leyenda capaz de fragmentar sensibilidades políticas, pero también de universalizar una poesía fresca, renovadora y personal. Sus cartas, escritas hacia el ocaso de una adolescencia madura, revelan, por supuesto, aspectos luminosos de su personalidad, más cercana a la de los mortales enérgicos y de agresividad próspera, que a la del artista superdotado e impoluto. A dicho conjunto de misivas, se suma este 2023 la correspondencia de César Vallejo, nuestro poeta más reconocido a nivel global y temporal, publicada por el Fondo Editorial de la Universidad César Vallejo, casa de estudios que acoge el nombre del genio de Santiago de Chuco.

La edición, que cuenta con dos tomos, entrega un trabajo sumamente cuidado en cada una de las cartas que escribió y recibió Vallejo. Estas incluyen notas descriptivas (carta, tarjeta postal, telegrama, solicitud, entre otros), además de citas sobre el contexto en que fueron escritas, material que profundiza tanto en lo personal como en lo ideológico del poeta. Por otro lado, si bien el entero de cartas no aborda casi en nada el trabajo poético del autor, sí ofrece un gran material biográfico, donde resalta una personalidad cosmopolita, el deseo truncado de vivir de la poesía, lazos familiares, preocupaciones políticas, lo cual proyecta una identidad en cierto modo dispar, hecho que reviste de humanidad al vate liberteño.

Como se apunta en el prólogo, la recopilación de la correspondencia Vallejiana ocupó un largo proceso (todavía inconcluso) desde 1949, cuando el poeta y periodista Ernesto More en su obra Anecdotario de César Vallejo, presentó cinco cartas entre Vallejo y su abogado, Carlos Godoy. A partir de entonces, y en coincidencia con el veinteavo aniversario de la muerte del poeta, se sumaron misivas publicadas por reconocidos intelectuales, como Luis Alberto Sánchez, Juan Larrea, Xavier Abril, entre otros. Sin embargo, se indica asimismo que la primera tentativa de publicar la correspondencia de Vallejoa no llegó a buen puerto por motivos no del todo aclarados, pues en 1960, los estudiantes de la Universidad de San Marcos, Rolando Andrade y José Cacciano, tras un trabajo de campo que incluyó las ciudades de Piura y Trujillo, donde recopilaron un buen número de cartas, el proyecto de publicación se vio truncado de un momento a otro.

A su vez, las cartas representan un muestrario de situaciones que por la época vivían muchos escritores e intelectuales. Por ejemplo, en la correspondencia entre Vallejo y Pablo Abril de Vivero de 1924, el autor de Los Heraldos Negros solicita se le conceda una beca para estudiantes peruanos en España, ante la cual Abril de Vivero le ofrece su ayuda, además de comentarle lo siguiente:

“El ambiente (Madrid) es terrible para todo intento de esta índole (conseguir un apoyo económico en la prensa). Y la explicación es muy sencilla: aquí todos los literatos de mayor relieve, como Azorín, Gómez de la Serna, Baroja, Pérez de Ayala, Xenius, etc., tienen que verse precisados a ejercer el periodismo, dada la miseria intelectual del medio, que no les permite vivir del libro. En estas condiciones, la entrada de un extranjero al comedor de los escritores (…) por mejor dotado que esté, se condiciona, y siempre después de un esfuerzo tenaz, a la buena estrella que lo guíe.”

A las carencias económicas se suman también rasgos de su salud debilitada, como la operación a causa de una hemorragia intestinal, hecho que lo tuvo más de un mes postrado en cama. Pero, por supuesto, aparecen en el texto un sin número de agradecimientos y relaciones cordiales con quienes formaron su círculo familiar, amical y laboral.

En resumen, los dos tomos de la obra aclaran, y sobre todo personifican, el lado no tan conocido —y el menos idealizado— de César Vallejo, célebre por el alcance y grandiosidad de su obra, pero poco estudiado o leído desde su propia humanidad, la misma que, desde una óptica terrenal, es tan cercana y digna de hurgarse como la de cualquier otra persona en tránsito por la vida. Vallejo, el humano.

 

Ficha técnica:

“Correspondencia” de César Vallejo

Editorial: Fondo Editorial de la Universidad César Vallejo. Edición de Carlos Fernández y Valentino Gianuzzi

Tapa rústica


Descubre más desde Cuenta Artes

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde Cuenta Artes

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo